El volcán de La Palma cesa toda su actividad: se detiene la erupción, la emisión de lava y gases y se reducen los terremotos

La Palma ha amanecido sin explosiones, emisión de lava, gases contaminantes o tremor por primera vez en 86 días. El volcán de la isla canaria ha cesado este martes toda su actividad y los científicos, pese a la cautela, confían en que esta vez no vuelva a despertar. “No emite lava, ni registra señal alguna de tremor o sismicidad ni observamos salida de dióxido de azufre”, han confirmado fuentes del Instituto Geográfico Nacional (IGN). Estas fuentes consideran “improbable”, aunque no del todo descartable, que retome la actividad. La tasa de emisión de dióxido de azufre, de hecho, es extremadamente baja por primera vez desde que comenzara el proceso eruptivo en la zona de Cumbre Vieja el 19 de septiembre, según los datos del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan). Una tasa extremadamente baja supone que las emisiones son inferiores a cinco toneladas diarias. En los picos de la erupción se llegaron a superar las 50.000.

Por eso, fuentes del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) han asegurado que prefieren esperar algunos días antes de certificar su defunción definitiva. El director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ya había asegurado en la rueda de prensa de este martes que la actividad del volcán había caído hasta “prácticamente desaparecer”, si bien calificaron la situación de “impasse”. ¿Es esto el final? Los científicos mantienen la prudencia a la hora de hablar de la conclusión de la erupción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.