La lluvia se convierte en la nueva amenaza de La Palma enterrada bajo metros de ceniza

Hay una nueva amenaza en La Palma, que se suma a los golpes que sigue dando el volcán a la isla. Unas mil hectáreas devoradas por la lava, lluvia de cenizas y una calidad del aire “extremadamente desfavorable” y ahora, la lluvia. Normalmente que llueva en la cara oeste de la isla es una gran noticia, en islas que pecan de sequía, pero en este momento es la peor de las pesadillas. Toneladas de cenizas se amontonan en las calles, en los márgenes de las carreteras, pistas forestales en una cuenta atrás para que la llegada de estas lluvias de tipo “moderado” caiga sobre las cubiertas y sume peso a las estructuras de los hogares que se mantienen en pie.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *