Los efectos ambientales que deja el volcán Cumbre Vieja en la isla de La Palma

Las toneladas de ceniza que ha emitido el volcán Cumbre Vieja desde que comenzaron las erupciones el 19 de septiembre no es el único impacto ambiental que ha dejado. Uno de los efectos que más se ha propagado es el dióxido de azufre, que es el gas incoloro que libera el volcán.

Por un lado, el dióxido de azufre, o SO2 por su fórmula molecular, sirve para calcular cuánto magma ha emitido el volcán. Así, si el SO2 disminuye constantemente, es un claro indicio de que las erupciones terminarán.

Pero las consecuencias de este gas van más allá. El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) calcula que Cumbre Vieja ha emitido al menos 250.000 toneladas de dióxido de carbono. Esta cantidad es tanta que ha llegado hasta el norte de África y el Caribe, puntualmente a Puerto Rico y a República Dominicana, como lo detectó el Satélite Copernicus/Sentinel de la Agencia Espacial Europea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *