Qué es el CBD

El cannabidiol, o CBD, es el principal componente del cannabis. Está presente en la flor resinosa, suponiendo hasta el 45 % del extracto de la planta. El CBD forma parte de los algo más de 100 cannabinoides exclusivos de la planta del cannabis.

Se trata de un compuesto natural no psicoactivo o psicotrópico, con un potencial terapéutico enorme. Los investigadores tratan de dilucidar sus propiedades y su capacidad para mejorar síntomas de diversas enfermedades, mejorando así la calidad de vida de los pacientes.

Para qué sirve el CBD

El aceite de cannabis rico en CBD se usa como complemento o suplemento alimenticio, remedio tópico o tratamiento farmacológico para el alivio del dolor crónico, la inflamación en enfermedades inflamatorias intestinales o cutáneas, la ansiedad, la depresión o la gravedad y frecuencia de las convulsiones en epilepsias refractarias.

Se emplea asimismo para tratar síntomas de enfermedades neurológicas o neuropsiquiátricas como la esclerosis múltiple, el alzhéimer, el párkinson o la esquizofrenia. Junto con el otro cannabinoide más estudiado, el THC, ha demostrado inducir la muerte de células cancerosas in vitro e in vivo en modelos animales, inhibiendo la progresión del tumor.

¿Cómo te hace sentir el CBD?

El sistema endocannabinoide de cada persona es único y, como tal, la influencia del CBD varía ligeramente de una persona a otra. Pero si echas un vistazo rápido en internet, encontrarás cientos de documentos de investigación y aún más testimonios sobre la gran influencia del CBD.

También hay que tener en cuenta la concentración y la dosis.

Cuanto más fuerte sea un aceite de CBD, o cuanto mayor sea la dosis, más potente será su influencia, pero no necesariamente para todas las personas.

La forma más sencilla de averiguar cómo te hace sentir el CBD es probándolo tú mismo/a. Afortunadamente, este compuesto no es tóxico, no coloca y es fácil de incluir hasta en los estilos de vida más ajetreados.

CBD: lo que necesitas saber

El CBD (cannabidiol) pertenece a una familia de compuestos llamados cannabinoides. Son únicos porque existen fuera del cuerpo y, cuando se consumen, pueden influir sobre una amplia red de receptores.