¿Y el café de CBD?

En este caso las bases son las mismas, excepto que en lugar de añadir marihuana rica en THC a la mezcla, se echa CBD. El método más habitual es añadir unas gotas de aceite de CBD directamente en el café. También están quienes cubren los granos de café con CBD (parece que funciona bien cuando se hace con una prensa francesa o una taza de infusión), o quienes siguen la forma tradicional de echar directamente la hierba molida